CONSEGUIR EL PESO SALUDABLE, Y MANTENERLO

Es momento cambiar de perspectiva: Hace más de dos años que logré llegar a mi peso saludable (¡Qué fácil se dice!) y te compartí en este blog cuál fue mi estrategia.

Mi intención siempre ha sido la de  acompañarte en tu propio proceso de deshacerte del peso de más.

La historia de mi descenso sigue presente en las entradas, de la más antigua a la más nueva, y si estás iniciando ese camino, será un gusto acompañarte.

Para mí, ahora el reto es diferente: Mantener el peso que tanto me costó alcanzar, buscar la salud física, mental y emocional, y construir cada día una nueva naturaleza para mi: disciplinada, coherente, feliz. 

Hay días en que lo logro y otros en los que no.  Lo importante es seguir intentándolo.

Este es un testimonio real en el que me muestro como soy: imperfecta, luchadora, en construcción. Si quieres saber qué se vive al intentar conseguir el peso adecuado, sigue leyendo.  Yo te acompaño.

 

Archivo: la historia      desde el principio      

Mi primer aniversario

Hoy es mi primer aniversario de haber llegado a mi peso saludable y estoy contenta. Era lo que tenía que hacer y lo he hecho, más o menos bien. Gracias por haberme acompañado en estos casi dos años de cuidado, si empezamos a contar desde el primer día de mi “dieta”. Jamás de los jamases pensé que aprender a estar cómoda en mi propio cuerpo iba a potenciar tantísimas posibilidades, y que iba a perder peso y a abrirle la puerta a la aventura de la vida. Nunca olvidaré que el primer día del tratamiento, Marcelo me llamó y me dijo: “El primer paso no te lleva a tu meta, pero te saca de donde estás”. ¡Qué razón tenía! Empecé por salir de donde estaba y poco a poquito llegué hasta aquí. A un año

Amigarse con el monstruo

¿Alguna vez te ha tocado vivir alguna realidad que todo tu ser rechaza? ¿Esas situaciones límites que vienen para quedarse, se instalan en tu vida y te abofetean? En mi vida ha habido pocas. Puedo mencionar que la muerte de mi madre, o mejor dicho, aprender a vivir sin ella, fue duro; Regresar a vivir en Guatemala hace unos años fue lo más duro que he hecho y me quebró. En esa ocasión tuve que buscar ayuda profesional porque sufría de ataques de pánico y me era muy pero muy difícil estar en paz. Recuerdo que en una sesión con mi terapeuta, después de analizar todas las posibilidades y sentir que estaba sin opciones, exclamé: -¡Esto es un MONSTRUO! ¿Qué hago para poder vivir con esto

Después de ti, ¿Qué?

Te voy a contar qué voy a hacer hoy: hoy aprendí a hacer un kokedama que me regaló una amiga. Eso, es un qué. Me levanté antes que el sol para hacer una clase de pilates y volver a desayunar con mi querida familia. Eso, es un qué. Estoy escribiéndote, eso es un qué. Visitaré a mi abuelita y hablaremos de poesía. Eso es un qué. Almorzaré con mi queridísimo esposo en casa, comida delis, que nos hace bien. Eso también es un qué. Esos mis qués de hoy. ¿Cuáles serán los tuyos? ¿Recuerdas esa hermosa canción de José Feliciano? Decía “después de ti no hay nada, ni sol ni madrugada…” La recuerdo porque he estado debatiéndome acerca de si escribir o no una entrada hoy, día de los chocolate

Happy hour

7:30 – 10:30 – 1:30 -4:30 -7:30 De todas esas, mi happy hour es la de las 10:30. Es mi consentida. Hoy me di cuenta. Todas esas horas me encantan, todas se agradecen. Esas son mis horas de comer durante el día. 5 veces al día, cada tres horas, esté donde esté, haciendo que esté haciendo. Entre comida y comida, no hay comida. Entre comida y comida, lo que hay, es la vida. Es simple, ¿verdad? Realmente simple y sin embargo, era algo que hacía falta en mi vida: estructura, poner las cosas donde deben estar. Este es un cambio que al principio del cuidado, me fue bastante difícil. -¿cuántas comidas al día te pusieron? – me preguntó una vez Marcelo, en alguna de mis crisis -5. – Le dije- Pero

Como el jardín del vecino

Mi vecino tiene un pequeño jardín en la entrada de su casa. Es un hermoso trozo de naturaleza domesticada. El señor jardinero que lo cuida, lo mantiene como manicura perfecta. Siempre lo veo sonriente y ocupado, cuando salgo en la caminata matutina con mi perra. -¡Ya pasó la etapa de recoger las flores marchitas! -le dije. -Veo que ahora toca recoger las hojas secas. El sonrió, rastrillo en la mano, y seguimos: él a lo suyo y yo a lo mío. Ese jardín tiene un enorme árbol de fuego y hoy me sorprendí de lo parecido que es el jardín del vecino a mi cuidado: Si pasas apresurado, puede ser que ni lo veas. Otros pasan enfrente y admiran la belleza de ese parche verde y armonioso. Y otros, c

La rebeldía, ¿Virtud o defecto?

“Me siento esclava de mi cuidado” le dije a Marcelo. Quizás por eso a veces me rebelo. Esa rebelión es quizás es el germen que desató los abandonitos, esas pequeñas transgresiones que me tienen como perro mordiéndome la cola en lugar de cómo tortuga que llega a la meta. Mis abandonitos quizás son pequeñas válvulas de alivio para la frustración, o pequeños estallidos de rebeldía ante este control constante que requiere mi cuidado. Son espontáneos, irreflexivos. Creo que es muy natural rebelarnos cuando encontramos un límite molesto, en cualquier aspecto de la vida: Nos rebelamos ante los padres estrictos, ante los maestros injustos, ante el gobierno corrupto. También nos rebelamos ante l

3. Límites y LÍMITES

“Mi problema no es que como demasiado. Mi problema es que odio sentirme limitada con respecto a la comida”. Esa es la gran verdad a la que llegué. Por eso le he estado dando vueltas al tema del límite. Tengo que entender por qué este me cae tan mal y qué hacer con eso. Ya aprendimos en el post anterior que los límites sirven para dejar adentro lo bueno y afuera lo malo. También los límites nos sirven para saber la medida, lo que es seguro o adecuado, desde los bordillos de los puentes, que sirven para que no nos caigamos al vacío, hasta la forma en que nos comportamos. Me refiero a los límites internos que todos tenemos. Cierto es que algunos de nosotros tenemos problemas para ponerle lím

1. Exabrupto mental

“Odio vivir limitada”, exclamó cual berrinche mi voz interior, mientras me preparaba para ir a un encuentro en un restaurante donde, una vez más, tendría que pedir un té o un café, explicando que ya había comido, que no tenía hambre o que estaba mal del estómago, para poder aferrarme a mi plan alimenticio. Rumiaba esa interjección mental :”Odio vivir limitada” cuando mi conciencia salió a mi encuentro, disfrazada de maestra severa pero con mi misma cara. “¿En serio?” Sentenció con reproche mi yo pensante. “¿En serio, Jo? ¿Vives limitada? ¿Tú? Piénsalo bien y deja de avergonzarme”. El exabrupto mental me duró solo un momento, pero fue una epifanía. Yo, que creo en Dios y trato de ser agr

Al fin empiezo a entender

Ayer tuve una sesión poderosa para trabajar mis Temas, y al fin empiezo a entender, a ver la luz, a comprender lo que tanto me han dicho y cómo se aplica a mí, en específico. Siempre tuve la sospecha que el peso de más no se trata de comida, sino de muchas cosas más. Y encontré respuestas para mi, no tanto por el peso porque eso es prueba superada porque dejé atrás la obesidad y al fin me siento adecuada para circular por la vida (wow, que fácil se dice). Mi Tema ahora es por qué soy tan ineficiente en mantener la continuidad de días bien cuidados, al 100, como necesito. Si recién te estás sumando al proyecto de bajar de peso, creo que puedo acompañarte con todas las publicaciones anterior

La esquina de Marcelo

MARCELO ACSEBRUD ES EL GURÚ DE PLUSVIDA QUE ME HA ENSEÑADO MUCHAS COSAS, COMO POR EJEMPLO, QUE UN CAMBIO DURADERO IMPLICA MUCHO MÁS QUE HACER UNA DIETA.  AQUÍ TE COMPARTO LO QUE HE APRENDIDO DE ÉL.  Y FALTA MUCHO POR APRENDER AÚN.

Qué hacer ante un desborde

Un desborde consiste en comer alimentos que no tengo indicados en mi plan, o comer mayor cantidad de los que sí tengo indicados.  
Se busca que no caigamos en desbordes.  Pero si suceden, aquí hay una guía de cómo afrontarlos.

Entendiendo cómo nos condiciona la adicción a la comida

No todas las personas sienten la misma atracción por la comida, y muchas no tienen problemas de sobrepeso.  Pero nosotros sí.  Empieza a entender de qué se trata todo esto.

¡Quiero pecar!

El 29 de mayo fui invitada al programa en vivo de Marcelo porque quería tratar al aire mi deseo de comer lo que no debía en una reunión.  Este es un resumen de lo que aprendí.

La gordura, ¿Es genética?

La gordura no es predisposición genética.  Sólo menos del 5% de los pacientes con sobrepeso tienen herencia de gordura.  De todos los pacientes con obesidad, el 95% tiene que trabajar en sus hábitos y su relación con la comida.  No elegimos esta condición, pero en la mayoría de los casos nos la autoprovocamos.
Para llegar al peso saludable hace falta actuar, trabajar en instalar hábitos saludables.

Te presento a la araña

¿Has notado alguna vez cómo en cuanto decides que quieres seguir un plan alimenticio, pronto se te aparecen en la cabeza todos esos alimentos que no puedes comer?  Y poco a poco empiezas a darte permiso de comer un poquito de esto o de lo otro, hasta que paras abandonando el plan por completo.  A mí me pasaba.  Y qué alegre poder decirlo en pasado, porque ahora la araña está en su esquina.

¿Por qué me cuesta tanto?

No todas las personas sienten la misma atracción fatal por la comida,  ni los hace tropezar como a mí.

Todo eso me lleva a lo que soy hoy.  ¿Quién soy hoy?  Soy lo que hago.

ARTÍCULOS QUE FACILITAN TU CUIDADO

Un plan nutricional y de movimiento

ES BÁSICO QUE TENGAS GUÍAS CLARAS Y ESTÉS DISPUESTO A SEGUIRLAS AL PIE DE LA LETRA.

Ponte en manos de profesionales expertos y responsables.  En mi caso, elegí Plusvida, un programa multidisciplinario que incluye seguimiento de nutricionista, psicólogo y coach. Si te interesa conocerlo, puedes ingresar a su sitio aquí

Una pesa digital para tener en casa y una de viaje

PARA VERIFICAR TU PROGRESO

He descubierto que es necesario tener ambas: una en casa y otra más pequeña para cuando salgas de viaje.  Lo importante es que sean confiables.  Te recomiendo que le preguntes a tu nutricionista cuál te recomienda, y que cotices en varios lugares antes de comprarla.

Un pachón para el agua

FACILITA SABER SI HAS BEBIDO LO NECESARIO

Elige uno que tenga marcas de medida en onzas o ml, que cierre bien y quepa en el portavasos de tu vehículo.

Un contador de pasos

10MIL PASOS DIARIOS ES LO RECOMENDADO

En el mercado existen muchos, en forma de reloj o como aplicaciones de celular, de diversos precios.  Si es posible, usa uno que mida pasos y frecuencia cardíaca, para saber que te estás ejercitando dentro de tus límites permitidos de latidos por minuto

pesa para alimentos y tazas de medir

NO ES SUFICIENTE CALCULAR

Seguramente tu nutricionista te dará las unidades con pesos o volumen de lo que necesitas consumir.  Pesa y mide todo a cabalidad, y pregunta si el peso de los alimentos es crudo o cocinado.

Que aprendas a usar aplicaciones para escuchar música

LA MÚSICA TE ACOMPAÑA Y TE MOTIVA

Actualmente hay muchas aplicaciones para escuchar infinidad de música.  ¿Tienes una favorita? si no, te recomiendo que aprendas a usar Spotify, que tiene una versión gratuita.  La forma más fácil de aprender a usarla es que le preguntes a alguna familiar menor de 30 años si te enseña.  También puedes buscar en internet "Cómo usar Spotify".  Aclaro que no recibo regalías por recomendarlo.

Música para acompañarte

Camina con paso firme

MÚSICA DE GÉNEROS VARIADOS QUE TE ANIMA A CAMINAR CON ENTUSIASMO

Para trotar

PISTAS DE MÁS O MENOS 165 LPM, DE GÉNEROS VARIADOS

te acompaño

MI LISTA PARA UN AMBIENTE RELAJADO Y CONFORTABLE

Detrás del  blog

Te saluda Johanna Mittelstaedt, comunicadora social de profesión y de vocación, esposa desde hace 27 años y mamá de 4 hijos que más temprano que tarde se volverán independientes.

Este blog transparenta de forma honesta mi personalidad apasionada, mi sentido del humor, mis aprendizajes adquiridos por ensayo y error en el proyecto que me planteé para 2017: hacer la versión 2.0 de mi misma,

mejorada por dentro y por fuera.

Publiqué  XL Nunca Más en julio de 2017 con el afán de acompañar a quienes, como yo, están trabajando en alcanzar su peso saludable.  Desde entonces, ha ganado algunos fieles seguidores que me acompañan en esta nueva experiencia en la que me muestro vulnerable cual soy.

Te invito a escribirme y contarme tu proceso. 

Contacto

¿Quieres comentar algo conmigo? Escríbeme, me encantaría saber de ti.

Email:

 

©2017 BY XL NUNCA MÁS.